NO IGNOREMOS SUS MAQUINACIONES – PARTE 1

Es muy importante entender, lo mencione en un estudio anterior, que la vida cristiana no es simplemente un nuevo código de ética o de moral que debemos aprender y esforzarnos en seguir…

I. INTRODUCION

Es muy importante entender, lo mencione en un estudio anterior, que la vida cristiana no es simplemente un nuevo código de ética o de moral que debemos aprender y esforzarnos en seguir. No; la vida cristiana aunque parezca eso, no lo es, es muchísimo más que eso, la vida cristiana comienza con un cambio de naturaleza, y es esa naturaleza transformada, la que al desarrollarse produce los cambios en nuestra vida.

Eso es exactamente lo que de forma resumida dice siguiente versículo:

2 Corintios 5.17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

No hay ni debe haber la más mínima duda que para comenzar a vivir el cristianismo, es indispensable convertirse, en un momento determinado, en una nueva criatura.

Cuando dice que: “De modo que si alguno está en Cristo” está dando a entender que conversión la realiza Dios, no el hombre. Y la realiza en todo aquel que confía en el testimonio que Dios ha dado acerca de Jesucristo, es decir en todo aquel que de todo corazón cree que Jesucristo es Dios.

Esa conversión o transformación dice el texto que es un nuevo comienzo, donde no solo el pasado queda atrás, sino que somos totalmente perdonados por todo, dándonos así la oportunidad de comenzar de nuevo.

Y por supuesto, sin esa transformación y sin ese perdón es imposible vivir la auténtica vida cristiana.

Déjenme darles un Ejemplo: Imaginen cuan complicado puede ser coger un pez, y tratar de convencerlo de que no es un pez sino de que es un gato, para que este pez una vez que esté convencido de que es un gato, se comporte como un gato. ¿Creen ustedes que esto pueda funcionar? ¿Creen que funcionará decirle a ese pez qué ya no es un pez sino que es un gato, y que puede salir del agua para perseguir ratones… funcionará?

Es decir: ¿Si lo convencemos que es un gato, pero sigue siendo un pez, podrá comportarse como un gato? No. Resulta imposible. Tan imposible como tomar un gato, tratar de convencerlo de que es un pez, y mandarlo a sumergirse en la pecera…

Ese es el conflicto que presentan muchos cristianos que no ha nacido de nuevo, y por eso enfrentan una pavorosa dificultad para obedecer a Dios… Es más ni siquiera logran entender los verdaderos motivos por los cuales deben obedecer a Dios, y por viven vidas cristianas como tibios y normalmente al pasar el tiempo se desaniman.

Pero si tomáramos a un pez, y con el poder del Dios todopoderoso lo convirtiéramos en gato, ese gato que antes era un pez, se va a comportar como un gato y le va a resultar muy fácil, porque esa es ahora su nueva naturaleza.

Más aún, si ese gato que antes era un pez, insiste en volver al acuario la va pasar muy mal, porque ya no tiene la capacidad de respirar bajo el agua…

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up